Cómo Cuidar tu BBL (Consejos y Recomendaciones)

Un BBL, también conocido como Brazilian Butt Lift, es un procedimiento quirúrgico de aumento de glúteos que implica la transferencia de grasa de otras partes del cuerpo a los glúteos. Después de la cirugía, es importante seguir ciertos cuidados para asegurar una recuperación segura y efectiva. En este blog, te proporcionaré algunos consejos sobre cómo cuidar un BBL.

1. Descansa lo suficiente: Después de la cirugía, es importante que descanses lo suficiente y evites actividades extenuantes durante las primeras semanas. Asegúrate de dormir en una posición cómoda y evita dormir boca abajo durante al menos tres semanas después de la cirugía.

2. Usa una almohada para sentarte: Durante las primeras semanas después de la cirugía, es importante que evites sentarte directamente sobre los glúteos. En su lugar, utiliza una almohada especial para sentarte que distribuirá el peso de tu cuerpo de manera uniforme y reducirá la presión en tus glúteos.

3. Usa ropa cómoda: Durante las primeras semanas después de la cirugía, es importante que uses ropa suelta y cómoda que no ejerza presión en tus glúteos. La ropa ajustada puede comprometer la circulación sanguínea y retrasar la recuperación.

4. Evita actividades extenuantes: Durante las primeras semanas después de la cirugía, evita cualquier actividad física que pueda aumentar la presión en tus glúteos, como correr, saltar, levantar pesas o hacer yoga. En su lugar, haz actividades suaves como caminar lentamente.

5. Sigue las instrucciones de tu médico: Es importante que sigas las instrucciones de tu médico después de la cirugía. Esto incluye tomar los medicamentos recetados, cambiar las vendas y los apósitos según sea necesario, y asistir a las citas de seguimiento programadas.

6. Mantén una dieta saludable: Una dieta saludable y equilibrada es importante para la recuperación después de la cirugía. Asegúrate de comer alimentos ricos en proteínas y nutrientes para ayudar a tu cuerpo a sanar.

7. No fumes: Fumar puede comprometer la circulación sanguínea y retrasar la recuperación después de la cirugía. Si fumas, es importante que dejes de hacerlo al menos dos semanas antes de la cirugía y durante las primeras semanas después de la cirugía.

En resumen, cuidar un BBL implica seguir cuidadosamente las instrucciones de tu médico y tomar medidas para reducir la presión en tus glúteos durante las primeras semanas después de la cirugía. Con el cuidado adecuado, puedes disfrutar de unos glúteos más grandes y firmes y una recuperación rápida y segura.

Sígueme en @TuCirujana para más consejos y recomendaciones.