¿Cómo fue que inició todo esto?

Todas las personas que me siguen o me conocen, saben en gran parte cómo se maneja mi vida y todo lo que hago a diario, pero, creo que nunca les he contado ¿cómo fue que inició todo esto?

A los 16 años, era una adolescente introvertida y vestía como chico por el simple hecho de que no me gustaba cómo me veía. Entonces le pedí a mi mamá que me regalara una cirugía de mamas, y a los 18 años, me complació y ¡me operé!

Todo fue totalmente diferente para mí.

De hecho, la primera vez que me vi frente a un espejo, me sentí diferente, me sentí extrovertida y boté toda la ropa que tenía en mi closet. Y desde ese momento, comencé a ser la reina de las fiestas, señores. Es decir, yo me podía subir al centro de una mesa a bailar porque me sentía bien conmigo misma.

Ese instante y esa sensación fueron los que me inspiraron, y por eso quise llevarlos a todas las personas de mi alrededor. Fue allí cuando decidí convertirme en cirujana plástica.

¿Cómo la defino?

Yo defino la cirugía plástica como una herramienta maravillosa que te ayuda a componer aquellos aspectos que te disgustan de tu físico. Pero ojo, ¡no es lo principal!

Por esa razón es que yo insisto en llevar un mensaje de belleza y aceptación interior, para luego externar al mundo toda esa luz que tenemos. Así que recuerda que eres un ser espectacular, eres un ser especial, siempre y cuando te aceptes y te ames…

Luego, utiliza los medios que tú quieras. Te puedes pintar el cabello de rojo, azul o amarillo, puedes realizarte una cirugía, ¡lo que desees!

Pero siempre, desde el amor propio y la aceptación…