¡Deja que tu luz brille desde adentro!

Como médico cirujano (plástico), se supone que estoy a favor de las reconstrucciones y de todo tipo de cambios externos que deseen hacerse las personas para sentirse bien con ellas mismas. Sin embargo, hoy traigo un mensaje especial para ti: ¡Deja que tu luz brille desde adentro!

Ahora… Seguro te preguntarás por qué te estoy diciendo todo esto, ¿no es así? Pues bien, ¡te lo explico acá!

Además de trabajar en nuestro aspecto físico, el cual es importantísimo para mantener nuestra autoestima sana y elevada, y para servir de motivación a otros al salir de casa, debemos trabajar nuestra belleza interna.

Hacer que nuestra luz brille desde adentro es vital para poder irradiar sentimientos y sensaciones positivas para nosotros mismos y para los demás.

Porque, ¿qué logramos con un aspecto físico envidiable, si por dentro estamos dañados? ¿A dónde vamos con unas bubbies espectaculares y la nariz perfilada, pero tratando con irrespeto a nuestros semejantes? ¿Qué hacemos con nuestro abdomen plano y perfecto, si nuestra mente y acciones van en contra de nuestros valores?

Responder este tipo de interrogantes es vital antes de tomar cualquier decisión que involucre deseos de cambio (en este caso, físicos), pues, nuestra restauración como personas, en un aspecto completo de la vida, debe comenzar desde adentro.

Podemos lucir espectaculares por fuera, ¡eso está bien! Pero trabajemos en lucir muchísimo más espectaculares por dentro, ya que, la belleza del alma debe complementar nuestro aspecto físico.