Luego del bisturí, el arte de la prudencia

Lo barato sale  caro…

Si  has  tomado la decisión de  realizarte una  cirugía  plástica es  importante que  seas  prudente en  varios aspectos entre estos cabe destacar el cirujano, los   procedimiento a  realizarte y  el  lugar donde te  los  realizes, pues nuestra  sociedad  está llena  de grandes promesas que carecen de rigor científico, de cirugías ofrecidas por  individuos sin formación acreditada y en condiciones de precaria seguridad sanitaria. Está en  tus  manos tomar la  decisión  correcta y  sobre  todo  cuidarte. A continuación  algunos  consejitos  para  una  cirugía  feliz.

Debes  comprobar las  acreditaciones del cirujano  plástico  que  valla a  realizar  tu  cirugía, en  nuestro  país el colegio médico dominicano y  la sociedad dominicana de cirugía  plástica  son  los organismos que  regulan nuestro ejercicio, puedes comunicarte con  ellos en  caso de dudas.

Debes  informarte sobre  el  tipo de  cirugía, las  ventajas  y  desventajas de esta, los  riesgos y  cuidados  luego del  procedimiento. Recuerda  que  tu  mejor  armar para  una  pronta  recuperación  y  una cirugía  con  resultados  exitosos depende  de  todos estos  factores.

La medicina  no  es una ciencia exacta , no  podemos  predecir como  tu  organismo reaccionara ante  el  procedimiento, tampoco como cicatrizaras, si  algún especialista te  garantiza resultados exactos sería  prudente  buscar otras  opiniones.

El cirujano que  te  realizara el  procedimiento debe realizarte  una  evaluación  pre quirúrgica exhaustiva, informarte del  procedimiento  que  te  realizara, tus  opciones y  los  más  importante  no  pierdas tus  citas  de chequeo luego de  la  cirugía, durante  el tiempo de recuperación pueden  seguir  inconvenientes que  de ser detectados a  tiempo  y  tratamiento  eficaz  tendrán un  desenlacé positivo.

Realiza tu  intervención en  un  centro sanitario reconocido, comprueba que  tenga disponible todos los  medios físicos y  humanos, condiciones  de  higiene  necesarios   para tu  cirugía y  cualquier  emergencia  que pueda  presentarse.

Recuerda este  viejo  refrán  lo barato puede salir muy caro y  tu  seguridad  y  salud no es negociable, no  es  un  saco de  papas que  está a  la  venta.  Les deseo  mucha s bendiciones  en  este  año que  recién comienza.