Prevención del cáncer de mama para mujeres con un riesgo promedio

Barbie. Hacer cambios en tu rutina diaria puede ayudarte a reducir el riesgo de padecer cáncer de mama. Y para ello, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

Consulta con tu médico sobre los análisis para detección del cáncer de mama

Es importante saber cuándo debes comenzar las pruebas y exámenes de detección para cáncer de mama, como lo son exámenes clínicos de las mamas y mamogramas (mamografías).

Asimismo, también es recomendable hablar con tu médico acerca de los beneficios y los riesgos de las pruebas de detección, ya que juntos podrán decidir qué estrategias para detección del cáncer de mama son mejores para ti.

Familiarízate con tus pechos durante un autoexamen para tomar conciencia sobre las mamas

Muchas mujeres suelen familiarizarse con sus mamas inspeccionándolas ocasionalmente durante un autoexamen para tomar conciencia sobre ellas. Si notas un cambio, o que hay bultos u otros signos inusuales en tus mamas, acude inmediatamente a tu médico.

Tener conciencia de las mamas no puede prevenir el cáncer, pero puede ayudarte a entender mejor los cambios normales por los que éstas pasan e identificar cualquier signo y síntoma inusual.

Si te gusta tomar alcohol, hazlo con moderación

Limita la cantidad de alcohol que consumes a un trago por día en caso de que decidas tomar.

Haz ejercicios cinco días de la semana

Trázate como meta realizar 30 minutos de actividad física por lo menos cinco días a la semana. Y si no has practicado ejercicios últimamente, consulta con tu médico si está bien empezar, y comienza lentamente.

Limita la terapia con hormonas posmenopausia

La terapia hormonal combinada puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama. Por ende, conversa con tu médico acerca de los riesgos y beneficios de la terapia hormonal, pues algunas mujeres presentan signos y síntomas molestos durante la menopausia y, para ellas, podría ser aceptable asumir el mayor riesgo de padecer cáncer sólo con el fin de aliviar los “malestares” de la menopausia.

Para reducir el riesgo de padecer cáncer de mama, utiliza la menor dosis posible de terapia hormonal durante un período más corto.

Mantén un peso saludable

Si tu peso es saludable, procura mantenerlo. Si necesitas perder peso, consúltale a tu médico todo lo relacionado a las estrategias para lograrlo.

Disminuye la cantidad de calorías que consumes a diario y aumenta lentamente la práctica de actividad física.

Opta por una dieta saludable

Las mujeres que siguen una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen y frutos secos mixtos, puede que tengan un menor riesgo de padecer cáncer de mama.

La dieta mediterránea está enfocada en alimentos basados en plantas, como frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, y frutos secos.