¿Qué es lo que yo realmente vendo?

Aun cuando mi especialidad sea la de realizar cambios físicos en mis pacientes, hoy quiero hablarte específicamente acerca de qué es lo que yo realmente vendo… Así que, más allá de intervenciones quirúrgicas, reconstrucciones y todo lo relacionado, yo vendo:

Autoestima

Porque deseo que mis pacientes, lejos de hacer sentir bien a una sociedad y a un entorno prejuiciosos, se sientan bien con quienes son, con lo que son, con lo que tienen y con lo que representan. ¡No más!

Amor propio

Porque uno de mis objetivos principales, a través de lo hago y de lo que pregono, es que las personas comiencen a practicar la autoaceptación y a quererse y amarse a sí mismas. ¡Basta de bajar la cabeza!

Belleza

Pero en toda la extensión de la palabra, porque no sólo abogo por la belleza física y por el hecho de que mis “Barbies” trabajen en la reconstrucción de sus cuerpos. También considero importante mantener encendida esa luz interna que nos ayuda a reflejar todo lo positivo que llevamos dentro ante los demás.

Confort

Porque la comodidad es uno de los elementos principales que debo brindarles a mis pacientes.

Fortaleza

Porque no es fácil tomar una decisión como la de hacerse una reconstrucción, por muchos aspectos. Por eso, otro de los propósitos es generar seguridad en mis pacientes para que se sientan como pez en el agua.

Tumbao’

Pensándolo bien, esto realmente no tengo que venderlo, porque ya mis “Barbies” vienen con tumbao’ de fábrica.

Femineidad

Porque mientras más femeninas luzcan mis pacientes, mucho mejor se sentirán con ellas mismas y mucha más seguridad y satisfacción reflejarán ante terceros.