¡Soy una madre orgullosa!

Casi siempre hablo de mi familia, pero en líneas muy generales. Por esa razón, creo que llegó el momento de, a través de este blog, contarles un poco acerca de mis hijos, porque me atrevo a decir, con mucha propiedad y seguridad, que soy una madre orgullosa de cuatro niños espectaculares.

Daniela, de 11 años; Letizia, de 9, y unos mellizos increíbles, Paula y Pablito, de 6.

De cada uno de ellos he aprendido muchísimo. Y entiendo que Dios me dio este regalo para trascender en el mundo.

Daniela

De ella he aprendido la responsabilidad. Ella es fanática del orden y de la secuencia.

Letizia

Ella es la “broma” hecha persona. Le hace chistes a su papá, a mí, y siempre anda con una mueca en la cara.

Paula

Es la bossy girl, pues tiene pinta de ser la que les dará las órdenes a todas las hermanas.

Pablito

Es un niño maravilloso. De él he aprendido que se puede ser feliz con nada. Lo único que hace es reírse por toda la casa. Y si tú le das una hoja y un lápiz solamente, él puede pasar todo el día haciendo rayas en esa hoja.

¡Qué niño tan especial!

Y recuerda que tus hijos no van a ser ni a hacer lo que tú les digas. Ellos van a ser y hacer lo que vean de ti.

Así que si quieres que ellos sean realmente felices en la vida, ¡sé feliz tú!