• In Blog

    Todo lo que debes saber acerca del Síndrome de ASIA

    El conjunto de condiciones que se manifiestan como el resultado de una respuesta inmune (hiperreactividad) a objetos externos como implantes o elementos de silicona, es lo que se conoce como Síndrome de ASIA (las siglas en inglés de “Autoinmune Syndrome Induced by Adjuvants”).

    De hecho, son muchas las mujeres alrededor del mundo que se han visto obligadas a retirar sus implantes de senos luego de llegar a la conclusión de que son estos los causantes de tal síndrome.

    Y es que se trata de un padecimiento fácil de detectar, pues los síntomas más comunes son dolores musculares, fatiga crónica, trastorno del sueño, pérdida de la memoria e inflamación de las articulaciones.

    Además de esto, algunas otras pacientes aseguran haber presentado debilidad muscular, artralgia y/o artritis, reacciones neurológicas, caída del cabello y boca seca, acotando que dichos malestares comenzaron a manifestarse posterior a la colocación de los implantes en sus senos, con un tiempo de latencia variable (semanas-años) y que ocurren como consecuencia de la interacción entre factores genéticos y ambientales.

    En otras palabras, las manifestaciones de rechazo del organismo a los implantes pueden ocurrir tanto en la primera semana del postoperatorio, como también a los varios años de haberlos colocado.

    ¿Cuál es el porcentaje de riesgo?

    Cabe destacar que el Síndrome de ASIA es muy poco común, pues afecta a un 2 a 5% de las mujeres con implantes, aproximadamente.

    Causas del síndrome

    Gracias a algunos estudios realizados, se llegó a la conclusión de que este padecimiento no es otra cosa que una hiperreacción antígeno-anticuerpo.

    Explicado de otra forma, el cuerpo reacciona ante cualquier elemento extraño; en este caso, el implante de senos, liberando luego una serie de sustancias bioquímicas que conllevan a alteraciones y daños en diversos órganos.

    Tratamientos y chequeo

    Algunas medidas terapéuticas que ayudan a controlar las hiperreacciones a los implantes van desde antibióticos, antiinflamatorios, esteroides e inhibidores de la histamina, hasta cambio del implante por otro tomando en cuenta factores como el tipo, tamaño y el plano anatómico donde se encuentra colocado.

    No obstante, en caso de continuar el padecimiento aún habiendo agotado todos los recursos antes mencionados, se debe proceder al retiro definitivo del implante.