• In Blog

    ¿Por qué se llama “Cirugía Plástica”?

    El primer registro escrito del término “cirugía plástica” proviene de una edición de la revista médica The Lancet, del año 1837, que la llamó “una rama de la cirugía en la que sólo el cirujano que opera, se convierte en un verdadero artista”.

    En otras palabras, el “plástico” no sólo se refería al hecho de que el cirujano estaba trabajando con materiales muy moldeables, sino que también invocó las connotaciones artísticas de larga data de la palabra.

    Y si nos toca contar un poco de historia…

    Los cirujanos plásticos formamos parte de esa especialidad cuya historia nació hace muchísimo tiempo atrás, específicamente cuando el arte de curar se convirtió en una reacción instintiva en contra de accidentes que requerían una acción individual y veloz, o como una manera de hacer frente a aquello desconocido que invadía a ciertas personas.

    Asimismo, la cirugía plástica como tal se ha ido enriqueciendo gracias a las contribuciones que han hecho una gran cantidad de hombres y mujeres, en distintas épocas y de manera pública o sin créditos; unas, como resultado de la observación directa y natural de una situación, y otras, como consecuencia de la experimentación y el estudio minucioso de los fenómenos acaecidos.

    Esto, por supuesto, nos ha legado identidad y la gran responsabilidad y compromiso de su continuidad y progreso.

    Además, debes saber que la cirugía estética comienza a aparecer cerca del año 1950 A.C. directamente relacionada a los babilonios.

    En el Código Hammurabi, de hecho, se le hace referencia a una cirugía correctiva para cataratas. En la India, específicamente en Sushruta (600 A.C.) se realizan operaciones para la reconstrucción nasal y de los lóbulos auriculares, utilizando incluso colgajos cuyos principios se conservan en la técnica indiana, también utilizada en la actualidad.

    Para concluir, agrego un dato importante:

    En el siglo XX hubo un punto clave en la evolución de la cirugía estética, que fue la Primera Guerra Mundial. Esto, debido a la gran cantidad de personas a las que había que reconstruir y para quienes la amputación no era una opción.

    Y fue hacia el año 1930 que, a escala mundial, se inició la organización integral de servicios de cirugía plástica en los hospitales, que incluían el tratamiento de heridas, quemaduras, la realización de injertos, colgajos, cirugías de mano, cirugías maxilofaciales, reconstructivas y estéticas.