• In Blog

    Como te sientas, ¡eso mostrarás a los demás!

    Sé que muchas veces creemos que lo primero que ve una persona en otra, es el aspecto físico. Y sí, esto ocurre en la mayoría de las ocasiones. Pero, ¿sabías que lo que verdaderamente reflejamos, es lo que llevamos en nuestro interior?

    ¡Sí! Incluso, cada una de esas personas tiene la capacidad de captar qué es exactamente lo que llevan sus semejantes por dentro. Así que, como te sientas, ¡eso demostrarás a los demás!

    Y esto se debe a que, aunque parezca increíble, las vibras y las energías que emitimos hablan por sí solas. Por ejemplo, si te sientes sexy, si te sientes segura y si te sientes bien con quien eres ahora mismo, pues ¡eso es lo que vas a reflejar!

    En el caso de los caballeros ocurre lo mismo. Si te sientes atractivo, si te sientes interesante y si estás conforme con lo que eres y representas en este momento, pues no transmitirás a los demás otra cosa que mucha confianza.

    Y todo esto que menciono, yéndonos mucho más allá del físico, como lo dije anteriormente. Porque es cierto, ¡el físico impresiona! E impresiona muchísimo. Pero la buena actitud, la seguridad y la plenitud es lo que deberíamos trabajar a diario para poder transmitir lo mejor de nosotros a nuestro entorno.

    En pocas palabras, procuremos que el 100% de ese trabajo no se enfoque sólo en nuestro exterior, o sólo en nuestro interior.

    Hagamos lo posible por trabajar ambas partes, de forma simultánea… ¡Y los cambios serán increíbles!

  • In Blog

    Redes sociales: ¿Podemos vivir sin ellas?

    Cuando yo me gradué, hace aproximadamente 10 años, utilizar las redes sociales era una locura. ¡Algo totalmente negativo! Sin embargo, hoy en día, no podemos vivir sin ellas.

    Incluso, se han convertido en factor que impulsa al turismo y nos ayuda a internacionalizarnos.

    Además, otra cosa que hemos logrado romper las mujeres gracias a ellas, es el paradigma de que, por ejemplo (hablando desde mi caso porque soy cirujana plástica), la cirugía plástica siempre sea vista como un acto de vanidad.

    Y en la actualidad, hemos cambiado ese pensamiento y hemos comenzado a verla como una herramienta que nos apoya más en el ser que en el estar. Y no sólo eso; también es una vía que nos ayuda a sanar desde el amor propio y la aceptación.

    Entonces, esa parte sensible, esa parte de “game changer” (“cambiar el juego”) yo creo que tiene mucho que ver con la mujer…

    Igual, debo aclarar que no con esto estoy diciendo que nuestra vida debe basarse en las redes sociales o que sólo debemos estar 24/7 enfocados en publicar hasta nusestra forma de respirar; incluso, para mí, son un arma de doble filo.

    Sólo debemos apreder a utilizarlas, saber darles el uso adecuado para el beneficio no sólo propio, sino también del entorno…

  • In Blog

    La máxima representación de la belleza es ser uno mismo

    No existe nada más agotador en este mundo que aparentar ser lo que no somos. Es por eso que uno de mis lemas favoritos establece que la máxima representación de la belleza es ser uno mismo.

    Y es que ¿cuál es la necesidad de fingir ante el mundo que somos alguien distinto a quien realmente somos? Si lo único que obtenemos mediante este tipo de actitudes, es un gran cansancio psicológico, emocional y hasta físico.

    Nos convertimos en esclavos de esa(s) personalidad(es) falsa(s) que decidimos adoptar, pero… ¿para qué? ¿Para complacer al mundo? ¿Para sorprenderlo? ¿Para ser objeto de atención?

    Si es así, ¡qué mal estamos! De hecho, sean cuales sean las razones, pues lo sostengo… ¡Qué mal estamos!, ya que ser auténticos es sinónimo de sentirnos bien con nosotros mismos, independientemente de la situación en la que nos encontremos. Pero resulta que, comportarse de esa forma, es una tarea muy muy muy difícil.

    Esto, debido a los tiempos en los que nos encontramos inmersos: Redes sociales, búsqueda desesperada de aceptación, bajo nivel de paciencia ante lo que no somos, lo que no tenemos y lo que no hemos logrado, entre muchos otros factores.

    Entonces nos sumergimos en modelos que nos muestran estrategias referentes a “cómo ser exitosos” y, por consiguiente, dichos modelos nos conducen a mostrarles a los demás, caras y personalidades que no van acorde con las nuestras.

    Por ello, no es opción lamentarnos por aquello que no ha sido y que todavía no es… Por el contrario, trabajemos para lograr eso que anhelamos, siempre dentro de nuestras posibilidades y con esfuerzos y sacrificios propios, y lo más importante, teniendo presente que no es correcto presumir ante nadie lo que no somos, lo que no tenemos y lo que no hemos logrado…

    ¡Enfoquémonos!