• In Blog

    Adiós Papada…

    En  la  belleza  facial están  involucrado  muchas  estructuras  las  cuales  en  conjunto proporcionan  la  armonía  al  rostro,  una  de estas  es  la  región submentoniana  o papada.  En  los  más jóvenes  la  molestia  principal  en  esta  zona  es la  acumulación  excesiva de grasa , en  los más  adultos preocupa el  exceso de piel,  grasa  y formación de  bandas  platismales  ( musculares) en  la  región cervical.

    Para  la  corrección de  estas  molestias  dependiendo  del  caso  se  pueden utilizar diferentes métodos como la  liposucción, estiramiento o  la  combinación de ambos.

    Liposucción también llamado  lipoaspiración, lipoescultura. Este  procedimiento quirúrgico se aconseja cuando  hay  un  exceso de  tejido  adiposo  con  una buena  elasticidad de   piel.

    Generalmente se realiza mediante una pequeña incisión en la  piel, por la  cual se  coloca una cánula conectada a  un aspirador, consiguiendo moldear la zona del  cuello. Puede ser realizada sola o  asociada con  otros procedimientos.

    El tipo de anestesia  que  se utiliza puede ser sedación  o  intubación endotraqueal.
    Este procedimiento deja  cicatrices poco  perceptibles, es en  la mayoría de los casos  ambulatorio, se  debe  usar vendajes compresivos por 1 mes, las  molestias son  leves  y  se controlan  con  los  medicamentos  indicados por  su  médico.  Los resultados son muy gratificantes.

    Otro  método para embellecer la región submentoniana o papadas es el estiramiento está indicado en aquellos casos en los que hay excedente de piel y  hay  que  reposicionar los  tejidos,   puede combinarse con liposucción.

    Con el estiramiento se  puede tensar los  músculos  y  la  piel flácida , siendo estos  los  signos  más  molestos en  edades más  avanzadas.

    Las  incisiones se realizan  por delante y detrás de las orejas y  pueden extenderse hacia el cuero cabelludo, dependiendo de cada caso. La  anestesia  utilizada puede ser local  asistida  o  intubación endotraqueal.

    Los resultados son muy buenos pues  al  recuperar el ángulo perdido de  la zona del  mentón  y  cuello se consigue  una  apariencia  más fresca  y  juvenil en la cara, cuello y  escote.

    El rostro es nuestra tarjeta de  presentación, nos  abre muchas  puertas,  pues  recuerden  no  hay  dos  oportunidades para  dar un  buena  primera  impresión, debemos  cuidar de  él,   con  todas las  herramientas   que   tenemos a  nuestro alcance. Así  que  a atreverse a sentirse  mejor. Hasta una  próxima  entrega.