• In Blog

    ¡Sé una mujer 360 sin perderte en el intento!

    Ya saben que siempre me gusta compartir con ustedes las preguntas que en ocasiones me llegan a través de mis redes sociales. Sólo de esa forma me aseguro de que el consejo que me están pidiendo no solamente llegue a la persona que me escribe, sino también a todas las que me leen.

    Ahora bien, recientemente una chica me preguntó, textualmente:

    Doctora. ¿Cómo puedo ser una mujer 360 y no perderme en el intento? Porque siento que siempre tengo tiempo para todo el mundo, pero no para mí.

    Principalmente a ella, que me está preguntando, pero también a ti, que me estás leyendo, les digo que si ustedes no tienen tiempo para ustedes y no se dan los mimos necesarios, adivinen qué va a pasar… ¿?

    ¡Correcto! Van a estar tan agotadas que no van a poder dar lo mejor de ustedes para el mundo.

    Así que las invito a poner en práctica tres acciones infalibles: A priorizarte, a amarte y a mimarte…

    En pocas palabras, consiéntete, dedícate por lo menos un día a la semana para asistir a un spa, a ponerte mascarillas, a tomarte un café contigo misma, a ir al cine, y otras tantas cosas que puedes hacer…

    De esta manera podrás potenciar toda esa luz que llevas dentro y regalársela al mundo.

    Y no lo olvides nunca, ¡tu prioridad eres tú!

  • In Blog

    Redes sociales: ¿Podemos vivir sin ellas?

    Cuando yo me gradué, hace aproximadamente 10 años, utilizar las redes sociales era una locura. ¡Algo totalmente negativo! Sin embargo, hoy en día, no podemos vivir sin ellas.

    Incluso, se han convertido en factor que impulsa al turismo y nos ayuda a internacionalizarnos.

    Además, otra cosa que hemos logrado romper las mujeres gracias a ellas, es el paradigma de que, por ejemplo (hablando desde mi caso porque soy cirujana plástica), la cirugía plástica siempre sea vista como un acto de vanidad.

    Y en la actualidad, hemos cambiado ese pensamiento y hemos comenzado a verla como una herramienta que nos apoya más en el ser que en el estar. Y no sólo eso; también es una vía que nos ayuda a sanar desde el amor propio y la aceptación.

    Entonces, esa parte sensible, esa parte de “game changer” (“cambiar el juego”) yo creo que tiene mucho que ver con la mujer…

    Igual, debo aclarar que no con esto estoy diciendo que nuestra vida debe basarse en las redes sociales o que sólo debemos estar 24/7 enfocados en publicar hasta nusestra forma de respirar; incluso, para mí, son un arma de doble filo.

    Sólo debemos apreder a utilizarlas, saber darles el uso adecuado para el beneficio no sólo propio, sino también del entorno…