• In Blog

    La primera operación de mamas en el mundo cumplió 60 años

    De todos los que estaban en el quirófano durante aquella jornada, a ninguno se le ocurrió pensar en la magnitud del momento que estaban viviendo; ese día cambiaría el mundo de la cirugía estética para siempre.

    La primera mujer que se realizó un aumento de mamas, se llamaba Timmie Jean Lindsey.

    Una madre de seis niños que, tal como ella misma indicó “quería lucir unos senos más grandes y bien colocados”, considerando la novedosa propuesta estética la mejor forma de conseguirlo. Y así fui como empezó la primera operación de aumento de senos, un hito que llevó a cabo hace 60 años.

    Fue en la primavera de 1962 cuando dos ambiciosos cirujanos decidieron implantar las primeras prótesis de silicona en los senos de Lindsey.

    Frank Gerow y Thomas Cronin, los intrépidos doctores, decidieron convertir la costumbre de las prostitutas japonesas de inyectarse silicona en los senos para aumentar el tamaño, en toda una innovación médica.

    Sin embargo, ellos consideraron que la mejor opción sería introducir la silicona en unos saquitos, lo que posteriormente pasaría a llamarse prótesis o implantes.

    Al no inyectar directamente la silicona en el cuerpo y aislarla mediante la cobertura del producto, se conseguían eliminar los efectos secundarios que el producto despertaba en el cuerpo.

    ¿Qué les parece…?

  • In Blog

    ¿Por qué se llama “Cirugía Plástica”?

    El primer registro escrito del término “cirugía plástica” proviene de una edición de la revista médica The Lancet, del año 1837, que la llamó “una rama de la cirugía en la que sólo el cirujano que opera, se convierte en un verdadero artista”.

    En otras palabras, el “plástico” no sólo se refería al hecho de que el cirujano estaba trabajando con materiales muy moldeables, sino que también invocó las connotaciones artísticas de larga data de la palabra.

    Y si nos toca contar un poco de historia…

    Los cirujanos plásticos formamos parte de esa especialidad cuya historia nació hace muchísimo tiempo atrás, específicamente cuando el arte de curar se convirtió en una reacción instintiva en contra de accidentes que requerían una acción individual y veloz, o como una manera de hacer frente a aquello desconocido que invadía a ciertas personas.

    Asimismo, la cirugía plástica como tal se ha ido enriqueciendo gracias a las contribuciones que han hecho una gran cantidad de hombres y mujeres, en distintas épocas y de manera pública o sin créditos; unas, como resultado de la observación directa y natural de una situación, y otras, como consecuencia de la experimentación y el estudio minucioso de los fenómenos acaecidos.

    Esto, por supuesto, nos ha legado identidad y la gran responsabilidad y compromiso de su continuidad y progreso.

    Además, debes saber que la cirugía estética comienza a aparecer cerca del año 1950 A.C. directamente relacionada a los babilonios.

    En el Código Hammurabi, de hecho, se le hace referencia a una cirugía correctiva para cataratas. En la India, específicamente en Sushruta (600 A.C.) se realizan operaciones para la reconstrucción nasal y de los lóbulos auriculares, utilizando incluso colgajos cuyos principios se conservan en la técnica indiana, también utilizada en la actualidad.

    Para concluir, agrego un dato importante:

    En el siglo XX hubo un punto clave en la evolución de la cirugía estética, que fue la Primera Guerra Mundial. Esto, debido a la gran cantidad de personas a las que había que reconstruir y para quienes la amputación no era una opción.

    Y fue hacia el año 1930 que, a escala mundial, se inició la organización integral de servicios de cirugía plástica en los hospitales, que incluían el tratamiento de heridas, quemaduras, la realización de injertos, colgajos, cirugías de mano, cirugías maxilofaciales, reconstructivas y estéticas.

  • In Blog

    Tus limitaciones están sólo en tu mente

    Podría escribir un libro contándote todas las maravillosas experiencias que han vivido mis pacientes luego de la cirugía plástica. ¡Porque son miles! Sin embargo, hubo una que llamó poderosamente mi atención y permanece intacta en mi mente.

    Y por supuesto, ¡te la contaré!

    Una de mis barbies acudió a mí para una reducción de mamas.

    Cabe agregar que ella temía haber perdido sus cualidades para el canto después de haberse sometido a una cirugía de garganta, ya que su médico le aseguró que jamás volvería a cantar.

    Ante el lamentable hecho, su voz permaneció callada y en silencio durante mucho tiempo.

    El día de nuestro encuentro en el quirófano, mi anestesióloga y yo la animamos a que se atreviera a cantar algo durante el proceso operatorio. Y para sorpresa nuestra, rompió el miedo y decidió cantar un hermosísmo tema de la gran Whitney Houston.

    Ese mágico momento quedó plasmado en un video, y obviamente se viralizó luego de subirlo a YouTube.

    Entonces, entre la cirugía de mamas y la confianza que le inspiramos mi anestesióloga y yo, nuestra “barbie cantante” pudo recuperar su voz, con la que, por cierto, deleitaba a muchas personas. Y a nosotras, por supuesto, nos hizo vivir un momento mágico y especial.

    Esto lo relato sólo para que te des cuenta de que tus limitaciones están sólo en tu mente, aunque suene trillado. Recuerda que, como dice el refrán, “si puedes soñarlo, puedes hacerlo”.