• In Blog

    Síndrome de ASIA, ¿debería preocuparme?

    Hace unos días en redes sociales, Bárbara Bermudo publicó un video bastante emotivo sobre una condición de salud que estaba afrontando y su explantación de implantes de mamas para combatir algo llamado en la comunidad médica como síndrome de ASIA. Hoy quiero aclarar tus dudas sobre lo que es, y mis recomendaciones para aquellas pacientes que estén considerando implantes de cualquier tipo.

    Definiendo el síndrome de ASIA

    El síndrome ASIA, o Síndrome Autoinmunitario/Inflamatorio Inducido por Adyuvantes, es una condición que ha ganado atención en la comunidad médica recientemente. Esta condición está relacionada con la exposición a ciertas sustancias conocidas como adyuvantes, que pueden incluir aquellas comúnmente utilizadas en vacunas, así como aquellas encontradas en otros procedimientos médicos y toxinas ambientales.

    Un área donde se está reconociendo cada vez más el vínculo entre el síndrome ASIA y los adyuvantes es en el campo de la cirugía plástica. Se ha descubierto que ciertos tipos de implantes, como los implantes de silicona para los senos, contienen adyuvantes que pueden desencadenar una respuesta inmunitaria en algunos individuos, lo que potencialmente puede llevar al desarrollo del síndrome ASIA.

    Los síntomas del síndrome ASIA asociados con los implantes mamarios pueden incluir fatiga, dolor en las articulaciones, disfunción cognitiva y trastornos autoinmunitarios como el lupus o la artritis reumatoide. En algunos casos, los síntomas pueden no aparecer hasta años después de la cirugía inicial del implante, lo que dificulta el diagnóstico y el tratamiento.

    Para diagnosticar el síndrome ASIA asociado con los implantes mamarios, los médicos pueden utilizar una combinación de antecedentes médicos, exámenes físicos, pruebas de imagen y análisis de sangre para evaluar los síntomas y descartar otras afecciones. El tratamiento puede implicar la extracción del implante, así como el manejo de los síntomas, como el dolor y la inflamación.

    Mis recomendaciones

    Personalmente, tengo implantes desde los 18 años y nunca he presentado síntomas luego de su colocación, por lo que las probabilidades de desarrollar síndrome de ASIA son bastante bajas (alrededor de un 0.8%); sin embargo, si hay personas que pueden padecer de este trastorno y es bastante real – por lo que mi recomendación siempre será prestar bastante atención a cualquier alteración que presentes y realizar una explantación inmediata para combatir los síntomas.

    Si tienes dudas siempre puedes contactarme. Escribe un mensaje a través de mi red social principal @drataniamedina y con gusto charlamos un poco sobre los pros y contras de cualquier procedimiento de cirugía plástica.

  • In Blog

    Para moldear tus glúteos: ¿Grasa o implantes?

    Barbie, si quieres moldear tus glúteos, estoy segura de que el blog de hoy te resultará muy útil, así que continúa leyendo y entérate…

    Para nadie es un secreto que el aumento de los glúteos es un procedimiento que tiene como finalidad mejorar el tamaño, la forma y el aspecto de los mismos. Y dicho procedimiento puede ser mediante grasa o implantes. Pero todo va a depender de la anatomía del paciente.

    Entonces, para realizar la lipotransferencia, que es mi técnica favorita, es necesario poseer suficiente grasa en diferentes áreas del cuerpo.

    Esta grasa, como lo mencioné antes, te ayudará a moldear, a aumentar y a embellecer tus glúteos.

    Ventajas

    La lipoinyección de grasa disminuye el rechazo y las infecciones por tratarse de tu propio tejido.

    Ahora, cuando las pacientes no poseen la grasa suficiente, lo recomendable es optar por los implantes…

    No olvides que ¡tu seguridad y tu bienestar, son prioridad!

  • In Blog

    Implantes a corta edad… ¿Qué opino al respecto?

    Hoy vengo con ganas de contarte una historia, pero no a modo de que la leas ¡y ya!, sino que, a través de ella, reflexiones. Y en caso de que algún día te suceda lo mismo con tu(s) hija(s), pues recuerdes lo que aquí, en este momento leíste, y sepas qué hacer y cómo actuar.

    Sólo así evitarás daños inmediatos y próximos en el organismo de la(s) princesa(s) de la casa…

    Hace un buen tiempo, me hicieron la siguiente pregunta:

    “Doctora Tania, mi hija quiere que, como regalo de 15 años, le regale unos implantes de senos… ¿Qué hago?”

    Luego de enviarle mis sinceras felicitaciones a su niña por llegar a sus 15 primaveras, mi respuesta fue:

    “Contestando tu pregunta, yo, en lo personal y como profesional, no estoy de acuerdo con una cirugía plástica a una joven de esa edad, a menos que sea una cirugía reconstructiva.

    ¿Qué pasa? El cuerpo de las mujeres, y de los hombres también, sigue creciendo hasta los 18 años de edad, y después también, con el embarazo, por ejemplo, o incluso, con la misma adultez. Entonces los resultados a futuro pueden ser muy poco óptimos y hasta contraproducentes.

    Además, una adolescente no tiene la madurez psicológica suficiente para afrontar los riesgos que pueden existir en una cirugía plástica. Sabemos que son pocos, pero siempre están latentes.

    También, aunque ahora existen implantes de senos que se supone son para toda la vida, los regulares tienen una duración de 10 a 20 años, así que en algún momento deberá cambiarlos.

    Por ende, definitivamente, ¡no es buena idea!”