• In Blog

    El dilema de la belleza

    Yo suelo ser muy respetuosa del concepto que cada quien tiene sobre la belleza. Por lo cual, doy mi opinión, y también escucho la de las demás personas. Pero ante todo, me considero una persona muy ética que siempre se inclina a favor del bienestar del paciente y a favor de mi propio corazón.

    Por eso, siempre me niego a darle salida a cualquier procedimiento que yo crea que no debe realizarse.

    Tampoco estoy de acuerdo en llevar a cabo varias cirugías plásticas en una misma persona y en un mismo tiempo quirúrgico. De hecho, ya de esto había hablado anteriormente.

    Y si creo (o considero) que la intervención no es necesaria, o que el(la) paciente simplemente tiene un trastorno dismórfico corporal (angustia obsesiva a causa de un defecto percibido en el aspecto físico), lo(a) remito rápidamente a la parte de salud mental para que puedan apoyarlo(a) en casos como ese, por ejemplo.

    Asimismo, existen pacientes que desean muchas más cirugías luego de la primera…

    Sin embargo, cada petición debe ser evaluada, pero lo más importante es saber que nunca vamos a ser perfectos(as), pues la perfección sólo está en nuestra mente y es un concepto…

    Seamos menos perfectos(as) y más felices.

  • In Blog

    ¿Cómo debes arreglar tus uñas para una cirugía?

    Barbie… Aunque parezca increíble, esta pregunta es importantísima previo a realizarte una cirugía. Y quizás estés diciendo ahora mismo: “¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?”. Pues, permíteme explicarte…

    ¡Tiene mucho que ver!

    ¡No es capricho!

    Si llevas tus uñas pintadas con colores oscuros, con acrílicos, y de paso largas, a tu proceso operatorio, el oxímetro no marcará la simetría del pulso.

    Explicado detalladamente, las uñas en ese estado le impiden a la luz roja del oxímetro marcar la oxigenación, que además de eso, posteriormente de ser marcada en un monitor de control.

    Entonces, ¿qué pasa? Las uñas pintadas no ayudan en lo absoluto a la marcación. El oxímetro, literal, no dice nada. Es como un merengue sin letra, coloquialmente hablando…

    Así que, previo a tu intervención, por favor deja tus uñitas pintadas con colores claros (o simplemente no la pintes), sin acrílicos, y cortas.

    ¡Evita complicaciones!