• In Blog

    Si voltean a vernos, ¡que sea por la luz que irradiamos!

    Yo sé que se siente espectacular capturar miradas en la calle gracias al tumbao’ que tenemos las mujeres. Pero, déjame decirte no hay nada mejor que, si voltean a vernos, que sea por la luz que irradiamos.

    ¡Y ya lo sé!

    Quizás te estás preguntando ahora mismo: “¿Y por qué la doctora dice eso? Si ella es cirujana plástica y, por el contrario, debería darle prioridad a la parte física…”

    Tú lo has dicho. “Debería…”

    Pero no lo hago porque, como siempre se los he hecho saber, yo elevo y doy más importancia a la parte interna de cualquier ser humano. A esa luz que todos llevamos por dentro, pero que, en el caso de muchas personas, y por diferentes motivos, se encuentra apagada.

    Y reitero… ¡Trabajemos en nuestro físico! ¡Pongámonos guapos(as) siempre! ¡Motivémonos para motivar a otros a hacerlo! Pero dándole el primer lugar, siempre, a los sentimientos, a los valores, al alma…

    Sí, a todo aquello que es intangible, pero que vale más que todo el oro en del mundo…

    Así que, sí voltean a vernos, ¡que sea por la luz que irradiamos…!

  • In Blog

    ¡Qué importante es la cirugía interna!

    Quizás te estés preguntando en este momento ¿qué es la cirugía interna? ¡Y es natural! Porque todos estamos acostumbrados a hablar y a escuchar acerca de la cirugía que podemos llevar a cabo únicamente en la parte visible de todo ser humano. ¡La física!

    Pero yo te explicaré de qué trata más o menos esa cirugía interior de la que hablo.

    Cuando no sentimos que somos bellas o atractivos (en el caso de los caballeros), no podemos exteriorizarlo. No podemos expresarlo al entorno. En pocas palabras, no podemos dar nada que no tengamos dentro…

    Entonces es justo en ese momento cuando debemos sentarnos a reflexionar y a trabajar en un equilibrio. Es decir, debemos hacernos una cirugía interna para que nuestra cirugía externa pueda funcionar y pueda dar los resultados que queremos.

    Por esa razón, para mí es muy importante trabajar en mis pacientes, primero que nada, aspectos como el amor propio, la autoestima y la aceptación… Incluso, las personas dicen: “¿Cuál aceptación?”, “¿entonces para qué se opera la gente?”.

    ¡Yo es así! Porque cuando tú te aceptas, tú conoces tus luces y tus sombras. Y que quede claro, cuando hablo de aceptación, no es que te estoy invitando a que te tires en un sofá a comer pizza o simplemente a hacer nada.

    Aceptación es afirmar que “¡yo me conozco y me acepto!”, e inclusive, recordar a diario que eres capaz de cosas muy grandes…

    ¿Mis luces? ¡Magníficas! Pero mis sombras o mis imperfecciones (que, por lo general, solamente las miramos nosotros mismos), tenemos que trabajarlas. Tanto las internas como las externas.

    Esto, para entonces poder brillar en nuestra máxima potencia…

  • In Blog

    ¡Deja que tu luz brille desde adentro!

    Como médico cirujano (plástico), se supone que estoy a favor de las reconstrucciones y de todo tipo de cambios externos que deseen hacerse las personas para sentirse bien con ellas mismas. Sin embargo, hoy traigo un mensaje especial para ti: ¡Deja que tu luz brille desde adentro!

    Ahora… Seguro te preguntarás por qué te estoy diciendo todo esto, ¿no es así? Pues bien, ¡te lo explico acá!

    Además de trabajar en nuestro aspecto físico, el cual es importantísimo para mantener nuestra autoestima sana y elevada, y para servir de motivación a otros al salir de casa, debemos trabajar nuestra belleza interna.

    Hacer que nuestra luz brille desde adentro es vital para poder irradiar sentimientos y sensaciones positivas para nosotros mismos y para los demás.

    Porque, ¿qué logramos con un aspecto físico envidiable, si por dentro estamos dañados? ¿A dónde vamos con unas bubbies espectaculares y la nariz perfilada, pero tratando con irrespeto a nuestros semejantes? ¿Qué hacemos con nuestro abdomen plano y perfecto, si nuestra mente y acciones van en contra de nuestros valores?

    Responder este tipo de interrogantes es vital antes de tomar cualquier decisión que involucre deseos de cambio (en este caso, físicos), pues, nuestra restauración como personas, en un aspecto completo de la vida, debe comenzar desde adentro.

    Podemos lucir espectaculares por fuera, ¡eso está bien! Pero trabajemos en lucir muchísimo más espectaculares por dentro, ya que, la belleza del alma debe complementar nuestro aspecto físico.