• In Blog

    Implantes a corta edad… ¿Qué opino al respecto?

    Hoy vengo con ganas de contarte una historia, pero no a modo de que la leas ¡y ya!, sino que, a través de ella, reflexiones. Y en caso de que algún día te suceda lo mismo con tu(s) hija(s), pues recuerdes lo que aquí, en este momento leíste, y sepas qué hacer y cómo actuar.

    Sólo así evitarás daños inmediatos y próximos en el organismo de la(s) princesa(s) de la casa…

    Hace un buen tiempo, me hicieron la siguiente pregunta:

    “Doctora Tania, mi hija quiere que, como regalo de 15 años, le regale unos implantes de senos… ¿Qué hago?”

    Luego de enviarle mis sinceras felicitaciones a su niña por llegar a sus 15 primaveras, mi respuesta fue:

    “Contestando tu pregunta, yo, en lo personal y como profesional, no estoy de acuerdo con una cirugía plástica a una joven de esa edad, a menos que sea una cirugía reconstructiva.

    ¿Qué pasa? El cuerpo de las mujeres, y de los hombres también, sigue creciendo hasta los 18 años de edad, y después también, con el embarazo, por ejemplo, o incluso, con la misma adultez. Entonces los resultados a futuro pueden ser muy poco óptimos y hasta contraproducentes.

    Además, una adolescente no tiene la madurez psicológica suficiente para afrontar los riesgos que pueden existir en una cirugía plástica. Sabemos que son pocos, pero siempre están latentes.

    También, aunque ahora existen implantes de senos que se supone son para toda la vida, los regulares tienen una duración de 10 a 20 años, así que en algún momento deberá cambiarlos.

    Por ende, definitivamente, ¡no es buena idea!”