• In Blog

    El miedo en la cirugía plástica

    Muchas personas escuchan la frase: “cirugía plástica”, y tiemblan… Las invade un terror inexplicable. Y a esas personas yo les digo, con mucha responsabilidad, que el miedo es totalmente normal, pues, cuando vamos directo hacia algo desconocido, nos genera temor e incertidumbre.

    De hecho, la primera vez que yo tuve una entrevista, estaba temblando, me comí todas las uñas, etc. Pero, al momento de comenzar a hablar, sentía menos miedo.

    Entonces, igual ocurre con la cirugía plástica, porque, reitero, todo lo desconocido nos atemoriza, nos espanta. Y esa es una de las razones que muchas veces me conllevan a transmitir en vivo, a través de mis canales, aquellos momentos en los que me encuentro realizando un proceso quirúrgico. Esto, a fin de que las personas que sientan miedo, vayan entrando en confianza, se relajen y observen todo el procedimiento.

    No olvides que el miedo es normal. Lo que no es normal es paralizarnos ante el miedo.

    De hecho, yo defino el miedo como un impulsor, y no como un muro. El miedo tiene que conducirnos, no decir que no lo vamos a hacer, sino a decir: “A pesar de…, ¡lo voy a hacer!

    Claro está que también influyen muchos otros factores, entre ellos, las habilitaciones de la clínica, del cirujano, además del click, o el match que debe haber entre el doctor y el paciente. Porque cuando no existe esa buena energía, esa confianza o esa química entre ambos, es sinónimo de un mal comienzo. Por ende, lo aconsejable es que busques a otra persona.

    Pero que el miedo no te detenga…