• In Blog

    Si voltean a vernos, ¡que sea por la luz que irradiamos!

    Yo sé que se siente espectacular capturar miradas en la calle gracias al tumbao’ que tenemos las mujeres. Pero, déjame decirte no hay nada mejor que, si voltean a vernos, que sea por la luz que irradiamos.

    ¡Y ya lo sé!

    Quizás te estás preguntando ahora mismo: “¿Y por qué la doctora dice eso? Si ella es cirujana plástica y, por el contrario, debería darle prioridad a la parte física…”

    Tú lo has dicho. “Debería…”

    Pero no lo hago porque, como siempre se los he hecho saber, yo elevo y doy más importancia a la parte interna de cualquier ser humano. A esa luz que todos llevamos por dentro, pero que, en el caso de muchas personas, y por diferentes motivos, se encuentra apagada.

    Y reitero… ¡Trabajemos en nuestro físico! ¡Pongámonos guapos(as) siempre! ¡Motivémonos para motivar a otros a hacerlo! Pero dándole el primer lugar, siempre, a los sentimientos, a los valores, al alma…

    Sí, a todo aquello que es intangible, pero que vale más que todo el oro en del mundo…

    Así que, sí voltean a vernos, ¡que sea por la luz que irradiamos…!

  • In Blog

    ¡Qué importante es la cirugía interna!

    Quizás te estés preguntando en este momento ¿qué es la cirugía interna? ¡Y es natural! Porque todos estamos acostumbrados a hablar y a escuchar acerca de la cirugía que podemos llevar a cabo únicamente en la parte visible de todo ser humano. ¡La física!

    Pero yo te explicaré de qué trata más o menos esa cirugía interior de la que hablo.

    Cuando no sentimos que somos bellas o atractivos (en el caso de los caballeros), no podemos exteriorizarlo. No podemos expresarlo al entorno. En pocas palabras, no podemos dar nada que no tengamos dentro…

    Entonces es justo en ese momento cuando debemos sentarnos a reflexionar y a trabajar en un equilibrio. Es decir, debemos hacernos una cirugía interna para que nuestra cirugía externa pueda funcionar y pueda dar los resultados que queremos.

    Por esa razón, para mí es muy importante trabajar en mis pacientes, primero que nada, aspectos como el amor propio, la autoestima y la aceptación… Incluso, las personas dicen: “¿Cuál aceptación?”, “¿entonces para qué se opera la gente?”.

    ¡Yo es así! Porque cuando tú te aceptas, tú conoces tus luces y tus sombras. Y que quede claro, cuando hablo de aceptación, no es que te estoy invitando a que te tires en un sofá a comer pizza o simplemente a hacer nada.

    Aceptación es afirmar que “¡yo me conozco y me acepto!”, e inclusive, recordar a diario que eres capaz de cosas muy grandes…

    ¿Mis luces? ¡Magníficas! Pero mis sombras o mis imperfecciones (que, por lo general, solamente las miramos nosotros mismos), tenemos que trabajarlas. Tanto las internas como las externas.

    Esto, para entonces poder brillar en nuestra máxima potencia…

  • In Blog

    Trabaja para convertirte en tu mejor versión

    Estoy segura de que, al igual que a todos, a ti también te cuesta alcanzar tu mejor versión o convertirte en la persona que deseas ser, ¿no es así? De hecho, son muchos los factores que influyen para que este propósito se vea materializado a muy pero muy largo plazo.

    Por esa razón, si deseas apurar el paso para llegar a ser esa persona extraordinaria que quieres ser, y sentirte en paz contigo mismo y con tu entorno, entonces:

    No juzgues ni critiques a los demás

    Señalar a otros es un hecho lamentable que, desde siempre, ha sido la especialidad de muchas personas.

    Sin embargo, en los tiempos de ahora, ha cobrado muchísima fuerza, pues el mundo está copado de jueces y de gente que cree tener el derecho de opinar sin antes conocer ni a las otras personas ni las situaciones que las rodean.

    Y es que, cuando emites juicios y/o críticas, no sólo dejas de avanzar en tus relaciones interpersonales, sino que también destruyes la autoestima de esa persona a la que te refieres.

    Entonces, ¡para! Y abandona esa actitud tan dañina.

    No hables ni pienses en negativo

    “No sirvo para nada”, “tengo mala suerte”, “esto no me saldrá bien” son sólo algunas de las frases que a diario nos decimos a nosotros mismos. Entonces, cuando lo único que nos acompaña es el pensamiento negativo, nos convencemos de que todas esas ideas desfavorables a nuestro ser, son verdad.

    No le temas al fracaso

    ¿Cuántas ideas, planes y objetivos espectaculares rondan por tu mente, pero, por temor al fracaso, no los llevas a cabo? Esto, en consecuencia, ocasiona que a diario sientas que algo no anda bien en tu vida, pero tampoco te atreves a dar curso porque piensas “¿y si algo sale mal…?

    Estas actitudes no son justas ni para ti, ni para tu entorno, ya que se supone que debes trabajar fuertemente en el bienestar propio, pero también en aportar cosas positivas al prójimo.

    Haz lo que desees

    Pero no “lo que te dé la gana”. Recuerda que, para para ser felices, tenemos que ser auténticos, y para ser auténticos, tenemos que hacer lo que deseamos y no lo que impongan terceros.

    Pero hacer lo que deseamos, dentro de este contexto, significa actuar dentro de las vías legales, ¡por supuesto! Sin dañarnos a nosotros mismos ni a todo el que nos rodea, pero dejando una huella que indique que estamos trabajando en alcanzar nuestra mejor versión.

    Vincúlate con personas que te motiven

    Una de las claves importantes para llegar a ser quienes queremos ser, es rodearnos de personas que nos sirvan de ejemplo y de motivación. Gente positiva que no se anteponga y que, de lo malo, saque el lado bueno.

    Cuando esto ocurre, el camino es mucho más llevadero y accesible, pues estás contando con el apoyo y el soporte de personas que quieres y que, de igual forma, desean verte triunfar.

  • In Blog

    ¡Hablemos de la belleza integral!

    La belleza, literalmente hablando, es el término que representa un aspecto físico muy bien cuidado, además de las características innatas que hacen que una persona luzca realmente hermosa y atractiva. No obstante, todo el que me conoce sabe que siempre he abogado por lo que llevamos en nuestro interior y por la forma en cómo pensamos; por eso, hoy quiero hablarte de la belleza integral.

    Físico (cuerpo), mente (pensamientos) y espíritu (acciones y actitudes) son los tres componentes de lo que es una verdadera belleza integral. Por ello, cabe acotar que, por muy bonito físico que tengas, si tus pensamientos y acciones no van a la par del mismo, no puedes ser un(a) digno(a) representante de la belleza integral.

    Y es que, cada quien puede actuar como quiera, ¡claro está!, pero si queremos lograr un mundo mejor y más justo, no sólo debemos preocuparnos por nuestro cuidado físico, que también es importantísimo. Sin embargo, lo esencial para una vida plena y para una mejor convivencia con nuestros semejantes, es procurar que nuestros pensamientos y acciones no sólo nos beneficien a nosotros mismos, sino también a todas las personas que nos rodean (y a las que no, también).

    Entonces, trabaja en tu aspecto físico, ¡seguro que sí!

    Hazte los cambios que desees hacerte, y si no quieres hacerte cambios, ¡no importa! Asimismo, descansa, duerme y aliméntate de manera adecuada, haz ejercicios, arréglate, sal a distraerte, trabaja en lo que te gusta (mientras tengas la posibilidad). Pero también, piensa en positivo, cuida tu salud mental, pon en práctica el amor propio, ayuda a los demás, respeta a tu prójimo, y sé considerado(a) y comprensivo(a).

    Esta es, sencillamente, la base de una verdadera belleza integral…

    ¡Busca un equilibrio! Y cuando lo encuentres, procura mantenerlo…