• In Blog

    Dios y yo…

    Todos los días madrugo para ir a trabajar, pues me encanta levantarme a las 05:00 de la mañana porque siento mucha paz y mucha armonía al iniciar el día súper temprano.

    A esa hora, luego de mis ejercicios en el espejo, lo que hago es invocar a Dios para que todo quede en sus manos. Especialmente, si me toca alguna cirugía. Y es que no importa cómo le llames: Universo, Energía Vital, Dios… Lo importante es que existe un ser superior que nos ama, nos guía y quiere lo mejor para nosotros.

    Entonces, además de tempranera, soy autocrítica, metódica, disciplinada, holística, pero sobre todo, ¡súper feliz! Un ser humano en constante evolución, ya que, lo que hoy me funciona, quizás mañana no.

    Y en este proceso de evolución, miro más hacia el ser que hacia el ego en la búsqueda de aquello que me dé paz, tranquilidad y felicidad.

    Sigo el día a día enfocándome en el hoy, pues el pasado me deprime y el futuro me llena de ansiedad, por lo cual, lo único que puedo cambiar es este día (HOY).

    Aunque algunos días sea más difíciles que otros, nunca pierdo la fe en Dios…

  • In Blog

    Los cinco conceptos que manejo

    Con el transcurrir del tiempo, aprendemos a descartar y a ir centrando nuestro enfoque en lo que realmente importa. En lo esencial para nuestro bienestar. Y hoy por hoy, puedo decirte con seguridad que los cinco conceptos que manejo para llevar una vida personal y profesional más plena, son:

    Florecer

    Cuando te amas, algo empieza a crecer en ti.

    Entonces yo me motivé a contar mi historia, la que nunca antes había contando, porque al igual que yo, en algún momento ha habido (e incluso habrá) muchas otras mujeres pensando que sus vidas son un desierto, sin darse cuenta que, al amarse, ese desierto florecerá, pero desde adentro.

    Crecer

    Para mí, es volver a lo básico.

    Recuerdo cuando cumplí 18 años y mi mamá me regaló la operación de las mamas.

    Hoy, 22 años después, miro quien soy: Más profesional, más actual, más compasiva, más moderna, más segura y más feliz.

    Evolucionar

    Yo pienso que, literalmente, es cambiar de actitud.

    Y es que desde que decidí amarme más, la gente me pregunta: “¿Qué está pasando contigo? ¿Eres médico o modelo”. Y yo respondo: “Soy una mujer 360”.

    ¡Eso es evolucionar!

    Inspirar

    Soy un referente porque no tengo límites. Me gusta la armonía que trae la creación. Y eso me empodera a invitarte a ir por lo que sueñas, pero con la confianza y la certeza de que escribes la página en blanco de tu vida todos los días.

    Servir

    Como embajadora del amor propio, servir está atado a ello.

    Explicado de otra forma, no puedo dar lo que no soy en mi interior. Por eso, ¡he evolucionado! No sólo por mí, si no por mis pacientes y todas aquellas personas que me rodean.

    He cambiado la forma de hacer cirugía plástica, orientada hacia el ser, y amo servir desde esta óptica…